La casa

La casa se ha reformado recuperando en buena medida su carácter original y su sabor rústico, descubriendo las robustas paredes de piedra y los altos techos de madera, y aprovechando las galerías y los ventanales para convertirla en un espacio luminoso y abierto, en comunión con un entorno natural privilegiado.

En la decoración de las estancias de toda la casa es de reseñar que podemos disfrutar del sabor rústico de muebles y objetos originales recuperados de épocas pasadas. También se da cabida al arte contemporáneo, ya que por cortesía de la pintora Pilar Alonso (www.pilaralonso.es), las paredes de la casa se han convertido en un marco para una pequeña exposición de su extensa obra.

“Casa rural Os Trintas” se compone en realidad de tres construcciones.

  • Edificio principal: es el núcleo de la casa rural, y el espacio donde originalmente se desarrollaba la vida doméstica. Consta de tres plantas, en las cuales se distribuyen:
    • tres apartamentos con habitación de matrimonio, baño completo, cocina equipada y salón con sofás cama (Casa de Abaixo, Casa da Luisa y Casa de Arriba).
    • dos habitaciones de matrimonio con baño completo (O Cuarto y A Lareira).
    • un salón con chimenea.
    • un comedor con chimenea.
    • una sala de exposiciones sobre “Os Trintas”.
  • Antigua palleira (apartamento): Este espacio se utilizaba para almacenar leña, paja y utensilios de labranza, pero tras la rehabilitación se ha transformado en un confortable apartamento situado en el centro de la finca y accesible para minusválidos (con habitación de matrimonio, baño completo, cocina equipada y salón con sofás cama).
  • Horno tradicional: Junto a A Palleira, hay una pequeña construcción que contiene un gran horno de piedra. No sólo es un testimonio de otra época, sino que actualmente puede utilizarse para cocer el pan como antiguamente se hacía, disfrutando del propio proceso y, por supuesto, del sabor único que aporta este tradicional método.
  • Zonas exteriores: “Casa rural Os Trintas” posee una típica era gallega de más de 3000 metros cuadrados, con árboles frutales, un pequeño huerto y amplios espacios verdes idóneos para relajarse y disfrutar de un entorno natural autóctono. En el proceso de rehabilitación, se ha conservado también el curro, un patio interior común en las casas de campo gallegas.

Servicios

  • Televisión en salones sociales y en todos los apartamentos y habitaciones.
  • ZONA WI-FI.
  • Aparcamiento.
  • Cunas
  • Lavadora para uso de clientes.
  • Servicio de Limpieza incluido (excepto cocinas). Hora límite para el servicio, 12:00 del mediodía.
  • Secador de pelo en los baños.
  • Se admiten animales de compañía (previa consulta).